Oración compuesta por D.Adolfo en el 50 Aniversario de Cursillos en Almería